los streams charts

Los streams de los charts no corresponden con los streams reales

A priori los streams de los charts deberían coincidir con las reproducciones totales de cada canción, sin embargo, no es así.

LOS STREAMS QUE APARECEN EN LOS CHARTS NO CORRESPONDEN CON LOS STREAMS TOTALES

Esta semana se ha producido un hecho histórico, BTS ha roto todos los esquemas y récords de reproducciones en el día del estreno de ‘Dynamite’. No ha importado la plataforma: en YouTube, el grupo coreano ha amasado más de 100 millones de views en 24 horas, batiendo el récord histórico. En Spotify, también ha sido el mejor estreno, al menos de 2020, con 7,778,950 de streams según el chart oficial de Spotify.

Entonces, ¿cuál es el problema? Pues bien, el problema vendría dado por la diferencia que existe entre esos casi 8 millones de streams que posicionaron el tema en el número 1 de chart global de Spotify el día del estreno y los más de 12 millones de streams que acumuló la canción según la propia plataforma ese mismo día.

Son 4 millones de streams de diferencia que no contarían para aparecer en los charts. ¿Por qué? Según explica Spotify en su página web, esta diferencia podría deberse a la fórmula de recuento de streams que han desarrollado para proteger los charts de cualquier inflación artificial de streams creada para posicionar canciones en el top. Por lo que se puede deducir que Spotify considera que esos 4 millones de streams que no aparecen en el recuento del chart global son… ¿artificiales? Sin embargo, sí cuentan en el cómputo global de la canción en el perfil del grupo.

Esta no es la primera vez que ocurre una discrepancia entre el número de streams total y el que figura en los charts. También pasó con ‘7 Rings’ de Ariana Grande en 2019.

Es bien conocido el ejército de fans que rodea a BTS, un ejército, (así es como se denominan ellos mismos, ‘army’) que sería capaz de hacer cualquier cosa para asegurar el éxito de sus ídolos, cualquier cosa, incluyendo escuchar la canción del grupo una y otra vez sin parar durante esas 24 horas. De hecho, en redes sociales, eran muchas las cuentas de fans que llamaban a escuchar de forma masiva la canción para conseguir una buena cifra de reproducciones en el día del estreno. Al parecer esto es algo que Spotify catalogaría como ‘inflación artificial de streams’.

Sin embargo, cabe preguntarse de qué forma Spotify y su fórmula pueden llegar a calcular de forma fidedigna los streams que se generaron por interés real en la canción y cuáles por devoción y apoyo al grupo. Por otro lado, también cabría preguntarse por qué unos streams son válidos para el chart y otros no.

Toda esta polémica nos lleva también a preguntarnos si las escuchas hoy en día son un dato realista y relevante que exprese el éxito o no de una canción o una acción más de la campaña de marketing que acompaña a los temas.