¿Cómo ser productor musical? Trucos y consejos

La producción musical ha sido una de las profesiones más desconocidas de las últimas décadas, siendo muy pocos los que han tenido reconocimiento por haber trabajado con artistas que han marcado un hito en la historia de la música. Como por ejemplo Quincy Jones, productor de los mejores éxitos de Michael Jackson.

Sin embargo, ese desconocimiento ha cambiado mucho en los últimos años. La figura de productor musical se ha convertido podríamos decir en una profesión casi viral, y el motivo es muy sencillo. Las facilidades que nos brindan los avances tecnológicos actuales lo ha hecho un sector accesible a cualquier persona, y como todo, tiene sus puntos positivos y negativos que más adelante abordaremos.

Si eres un apasionado de la música y quieres iniciarte en esta maravillosa profesión seguro que te plantearás muchas dudas que son recurrentes antes de dar el paso.

  • ¿Qué es un productor musical?
  • ¿Qué hace un productor musical?
  • ¿Cuánto cobra un productor musical?
  • ¿Qué debo estudiar para ser productor musical?

¿Qué es un productor musical y qué funciones desempeña?

Tienes que saber que hay dos tipos de productores: el productor musical y el productor ejecutivo.

Los productores musicales utilizan su amplia experiencia musical y técnica para supervisar todos los aspectos de una sesión de grabación, incluida la asistencia para mezclar, masterizar y grabar. Son los encargados también de dirigir a los intérpretes durante la grabación y reunir todas las ideas del proyecto de principio a fin.

Mientras que el productor ejecutivo es el responsable de la parte económica del proyecto, es decir, su financiación.

¿Qué necesito para ser productor musical?

Para ser un buen productor musical hay unas cuantas premisas que, en mi opinión, son fundamentales:

  • Tener nociones básicas de teoría musical o estudios musicales avanzados: Si bien no es imprescindible, tener los conocimientos básicos sobre teoría musical te ayudarán a llevar tus ideas a otro nivel. Si no sabes las reglas de la música, con el paso del tiempo te verás muy limitado cuando tengas que afrontar proyectos complejos con melodías o armonías que no entiendes. Entrenar tu oído para ello también es algo fundamental y que te será de gran ayuda en el futuro.
  • Dominar un instrumento: Muy relacionado con el punto anterior, saber tocar un instrumento te facilitará mucho el proceso creativo. Del mismo modo, teniendo conocimientos musicales, podrás crear sin límites con las herramientas virtuales que emulan cualquier tipo de instrumento que exista.
  • Uso fluído de un DAW (Digital Audio Workstation): Tu mejor aliado y al que más horas dedicarás. Moverte como pez en el agua en un software dedicado a la producción musical agilizará mucho tu flujo de trabajo. Debes llegar a la maestría si no quieres tener límites, y precisamente estas herramientas te ofrecen una gran cantidad de funciones para ayudarte en tu proceso creativo. El dominio de tu estación de trabajo digital lo conseguirás a base de dedicarle muchísimas horas.
  • Formarte en aspectos técnicos del sonido: Al principio términos como comprimir, ecualizar, mezclar o masterizar te sonarán a chino, pero con el tiempo deberás entender todos y cada uno de los procesos que debes seguir para que tus ideas suenen con la mejor calidad posible. Es un mundo a parte dentro de la producción musical y hay muchos profesionales dedicados exclusivamente a ello, por lo que tener, de nuevo, conocimientos básicos es imprescindible si quieres convertirte en un productor profesional.
  • Creatividad: Otro aspecto fundamental y quizás el más importante de todos. ¿Por qué? Cada día hay más competencia, lo que significa que si quieres destacar sobre el resto y darte a conocer, tus producciones deberán ser únicas y originales. Debes intentar dotar tus creaciones de tu sello personal y así ofrecer algo nuevo en un sector muy masificado.

¿Qué herramientas necesito para la producción musical?

No es necesario hacer una gran inversión al principio pero si debes tener en cuenta ciertos aspectos:

  • Un ordenador: Debes tener en cuenta que un software de producción musical demanda muchos recursos, por lo que hacerte con una buena «máquina» te ahorrará muchos disgustos. Es donde te recomiendo que hagas la mayor parte de tu inversión.
  • Interfaz de audio digital: La mayoría de ordenadores actuales traen incorporado una tarjeta de sonido, pero dependiendo de tu presupuesto, esa pieza de hardware no cumplirá con sus funciones a la hora de procesar el audio. Si hablamos ya de un ordenador portátil esta recomendación se convierte en imperativa. Encontrarás muchas opciones de gran calidad que se ajusten a tu economía.
  • Monitores de estudio: Dependerá mucho de tu espacio de trabajo. Una buena elección influirá mucho en tus producciones, por lo que te recomiendo que cuando te decidas a comprarlos pruebes varias opciones acordes a tus preferencias. Sobretodo debe transmitirte un buen sonido claro y nítido y que no te fatigue los oídos cuando realices largas sesiones de composición.
  • Microfonía: No es necesario al principio, pero es algo que recomiendo te plantees si quieres enfocarte a proyectos que requieran grabación de voces o instrumentos reales.
  • DAW: Aquí tienes muchas opciones, tanto gratuitas como de pago. Investiga y prueba, y con el que te sientas más cómodo trabajando invierte tiempo en aprender a usar todas sus funciones.
  • Teclado maestro (MIDI): Una herramienta muy infravalorada pero de gran ayuda. Te facilitará mucho el proceso creativo de melodías y armonías.

¿Cuánto cobra un productor musical?

No hay un respuesta exacta a esta pregunta, dependerá mucho del proyecto que estés realizando. Debes ser consciente que al principio no obtendrás muchos beneficios si no tienes una trayectoria que avale tus aptitudes.

Si el proyecto en el que trabajas requiere de grabación de voces, instrumentos, producción, composición y mezcla, invertirás mucho tiempo y al final eso es lo que se paga. También puedes recibir encargos con un precio cerrado por hacer una tarea determinada, pero siempre teniendo en cuenta el factor tiempo invertido.

No debe ser tu principal cometido cuando estás empezando porque te puede frustrar y alejarte de tu objetivo principal de aprender a producir música. Invierte tiempo, esfuerzo, dedicación y sobretodo mucha pasión. Sé original, aprende a vender bien tu producto, y con el tiempo llegarán los beneficios, no lo dudes.

LAS MEJORES NOVEDADES MUSICALES

NOVEDADES 2019