Quiero ser DJ, ¿por dónde empiezo?

Quiero ser DJ, ¿por dónde empiezo?

Años atrás, cuando esta profesión no estaba tan masificada ni al alcance de todo el mundo, ser DJ era toda una religión. Hoy en día, con el fácil acceso a la nuevas tecnologías y la infinidad de posibilidades que tienen las nuevas generaciones, convertirse en DJ es mucho más accesible y ese es uno de los motivos principales por los que la profesión de «pincha-discos» está a la orden del día.

Me gustaría empezar diciéndote que un DJ no se hace de la noche a la mañana. No es tan sencillo como apretar un botón y poner una ristra de canciones una detrás de otra. Requiere de mucho esfuerzo y tiempo, créeme. Yo empecé como muchos jóvenes de mi generación (90’s) practicando con las primerísimas versiones del archiconocido programa de mezclas para ordenador Virtual DJ. No existían aún los reproductores con USB ni ‘SYNC’ (sincronización automática), y mucho menos la cantidad de software que hay en el mercado a día de hoy y que ofrecen una infinidad de posibilidades para hacer que tu sesión sea única.

El siguiente paso que di fue comprar un equipo físico para principiantes y dedicarle incansables horas de práctica hasta lograr entender la teoría de la mezcla: compases, BPM (golpes por minuto), tonalidades, etc. Con los años, a parte de las innumerables horas que invertía también fui mejorando mi equipo con dispositivos más profesionales.

Por aquel entonces aún se estilaba el ir a una discoteca o un pub y entregarle una maqueta (sesión) tuya al DJ residente para que la escuchara y si le gustaba, contactar contigo. Nada más lejos de la realidad, en una de esas ocasiones logré que uno de esos artistas a los que entregué mi maqueta se pusiera en contacto conmigo. Hice mis primeras actuaciones en esa sala y nunca olvidaré esa sensación de nervios, porqué créeme que por muy valiente que vayas, cuando haces tu primera actuación en público te empiezan a sudar partes del cuerpo que ni sabes que existen. Tanto me disfruté y tantas ganas puse, que pasé 6 años de mi vida dedicándome profesionalmente a ser DJ en la sala que me dio mi primera oportunidad.

Con los años seguí aprendiendo sin parar. La parte técnica ya era algo que tenía dominado y me sentía muy cómodo con cualquier equipo, pero aún me faltaba por aprender la parte psicológica. Quizás la más importante y la más difícil. La terminología ‘psicología de pista’ puede sonar a chino si acabas de empezar, pero realmente juega un papel clave para ser un buen DJ y te animo a que busques información acerca de ello porqué te resultará muy útil.

Independientemente del estilo musical que te guste pinchar, debes saber que un buen disckjockey requiere de una amplia cultura musical. En muchas ocasiones, y sobretodo al principio, lo más probable es que no puedas poner la música que a ti te gusta y debes adaptarte al público (psicología de pista) si no quieres tener una experiencia desagradable. Por eso hay que entender de todos los géneros musicales que hay, te gusten más o te gusten menos, pero creo y repito de nuevo, es algo imprescindible para un buen DJ. Además eso te enriquecerá musical y profesionalmente a niveles que ni te imaginas, y te aseguro que como sucede con la técnica, también acabarás dominando la parte psicológica. ¡Entonces prepárate para disfrutar de esta profesión al 100%!

Volviendo a la pregunta que encabeza el título de esta entrada, intentaré ser breve.

¿Por dónde empiezo? Como he comentado en el primer párrafo, con la facilidad que tenemos para acceder a cualquier tipo de información te recomiendo que busques: un poco de historia de la música (no queremos ser musicólogos tampoco), los conceptos básicos del aspecto técnico de la profesión (compases, BPM, armonía, tipos de equipo y cableado) y tutoriales (en YouTube hay muchísimos y muy buenos).

Pero sobretodo, y lo más importante, es que sea tu pasión. Sólo así conseguirás disfrutar de esta profesión tan bonita y gratificante. Sobra decir la cantidad de horas y esfuerzo que tendrás que dedicarlo, pero merece la pena, hazme caso.

 

LA PLAYLIST

ELECTRÓNICA NUEVA