#SCT | Jessie J y el valor de la música en directo

Nada más entrar en los jardines de Pedralbes el ambiente hacía presagiar una tarde-noche de lujo. Terrazas con servicio de restaurante, actuaciones en directo y qué decir de los jardines…! Un lugar maravilloso para un cartel de infarto. Sin lugar a dudas El Festival Jardins de Pedralbes es uno de esos eventos a los que cualquier amante de la buena música debe ir sí o sí .

El ambiente era fresco y distendido fuera del auditorio; dentro, los nervios empezaban a notarse entre la gente ante la inminente llegaba de Jessie J. Eso sí, nervios muy cómodos gracias a las instalaciones del recinto. Sin lugar a dudas estábamos en uno de los sitios más confortables y bonitos en los que presenciar un concierto al aire libre.

El Palacio de Pedralbes empezó a vibrar con la aparición de Jessie J vestida de rojo surgiendo de un corazón rojo inmenso (todos conocemos su enfermedad cardiaca). La noche iba a ser única y lo confirmamos cuando la artista explicó que sus padres estaban presentes y que por eso iba a ser para ella un concierto muy especial. Y lo fue. Jessie J no solo dio muestra de su inmensa calidad vocal, también quiso compartir con el público sus reflexiones acerca del amor a uno mismo y a los que nos rodean, del empoderamiento de las mujeres y de la necesidad de dar gracias por lo que tenemos y seguir adelante pase lo que pase.

Al final lo increíble de la música sigue residiendo en la capacidad de expresarse mediante ella y para eso no hacen falta grandes artificios, solo artistas y músicos reales capaces de defender sus creaciones y dejarte con la boca abierta y los pelos de punta

Su energía explosiva en el escenario duró hasta el final del concierto, no hay duda de que la cantante sabe dosificarse. Entre éxito y éxito Jessie J se tomaba su tiempo para recoger regalos de sus fans, dar las gracias y respirar. Pudimos escuchar temas míticos como ‘Price Tag’ o ‘Domino’ además de canciones de su último álbum ‘R.O.S.E.’ a pesar de que este concierto estuviera enmarcado en la gira del anterior álbum ‘Sweet Talker’.

Todos los allí presentes pudimos sentir lo maravilloso de la música en directo, el poder de la música en estado puro. Eso que últimamente tanto parece faltar. Y es que, no nos engañemos, no todos los artistas de primer nivel son capaces de hacer un directo como el de Jessie J. Muchos se sirven de grandes recursos audiovisuales, llamaradas de fuego y escenarios de escándalo, pero al final lo increíble de la música sigue residiendo en la capacidad de expresarse mediante ella y para eso no hacen falta grandes artificios, solo artistas y músicos reales capaces de defender sus creaciones y dejarte con la boca abierta y los pelos de punta.

 

Gracias Jessie J por una noche de escándalo.