Del desahucio al top 5 en ventas

El famoso cuento de ‘chico que sueña con ser cantante pero tiene problemas económicos y nadie apuesta por él’ una vez más no es cosa de la ficción. La realidad siempre la supera. Sino que se lo digan a Tutto Duran, que hasta hace dos meses estaba desahuciado y trabajaba como cristalero. Dicen que el tren solo pasa una vez en la vida. No sabemos si eso es verdad. Duran se subió en la estación Guadalix de la Sierra o lo que es lo mismo, en la casa de Gran Hermano VIP. Entró en el reality show siendo el único anónimo y fingiendo ser una estrella de la música en Miami. La construcción del personaje formaba parte del ingenioso guion del popular formato GH. Dentro de la casa tuvo que mantener el secreto, sino sería expulsado de forma automática. Así lo hizo. Con la ayuda de Alejandro Abad, popular productor musical de canciones como ‘Que la detengan’ o ‘La canción del velero’.

Tutto fue el segundo expulsado. Esa misma noche se estrenó ‘Como vuelvo al pasado’. A las horas de lanzarse, el tema ya era número 3 en ventas. La acogida ha sido muy buena y su carrera parece estar despegando. De hecho, las redes sociales se volcaron con el canario a su salida. Tutto componía dentro de la casa y los más amantes de este formato no perdían detalle de su música. Tanto que las grababan y las subían a las Twitter e Instagram. ‘Olvidarte’ es una de ellas, posiblemente la favorita. Se le ha pedido de todas las maneras que la grabe…y no es para menos porque es más que preciosa.

El joven, que cuando entró a la casa decía “no tengo ni idea de música. Nunca he ido a una clase de guitarra” y afirmaba haberse hecho autodidacta de todo, ya está trabajando con la discografica Universal Music. ‘Como vuelvo al pasado’ ha sido la primera huella de este nuevo camino y esperemos que Tutto solo tenga que regresar al pasado para recordar todos los pasos que dio. Porque ningún sueño tiene sentido si antes no se ha sudado, caminado y sufrido. Y Duran es un ejemplo de que es posible ganarle batalla al pasado si se cree

 Laura Fernández