Antonio José revienta el termómetro emocional en Barcelona

Emotiva noche para un Antonio José que vino dispuesto a poner boca abajo el Sant Jordi Club. Y lo volvió a hacer. Abrió el que fue el antepenúltimo concierto de esta gira ‘Senti2’ con ‘Aquí estoy yo’. “Gracias por esta noche que ya se está haciendo inolvidable. Siempre es un placer venir a Barcelona. Una ciudad para mí especial, en lo personal y profesional. No tendría vidas para agradecérselo”. Y Barcelona tenía ganas de él. Pero Antonio no abrazó el alma de todos los que eran cómplices y testigos de aquella cita hasta ‘La noche encendida’, un tema dedicado a todos los seres queridos que ya no están.

Antonio José

 Gracias por esta noche que ya se está haciendo inolvidable. Siempre es un placer venir a Barcelona. Una ciudad para mí especial, en lo personal y profesional. No tendría vidas para agradecérselo

Hubo tiempo de cantarle a la violencia contra la mujer (‘A ras de suelo’) y a los refugiados (‘Cuéntale al hambre’). A los sueños, y cómo no a ‘El arte de vivir’ siendo uno mismo y recordando de dónde vienes. “Que me acompañéis a mí y a mi música es lo más maravilloso que me puede pasar en la vida. Espero seguir cumpliendo sueños. Aún recuerdo aquel niño que iba a ver los conciertos de sus ídolos. Yo le decía a mi madre: ¿por qué no verme yo algún día haciendo música? Tengo la oportunidad de tener esta noche a pilares fundamentales en mi vida. Dos almas que por los siglos que pasen nunca me separan de ellos; son mi padre y mi madre. Gracias a ellos por creer en mí”.

Y por su fuera poco, nos recordó que hay canciones en las que uno se quedaría a vivir. En su fe y en sus ganas de ser ‘Contigo’: “Cuando las cosas están pa’ uno pues están y cuando no pues no están. En aquel momento cuando yo empecé esta canción la cosas no estaban pa’ uno y la metí en el cajón esperando algún día poder acabar esto que junto contigo hemos hecho”.

El termómetro emocional iba a reventar cuando apareció el esperado, el amigo que siempre llega a tiempo, el maestro de tantas aventuras desde su incio…Antonio Orozco. “Solamente decir que con él empezó todo. Con él empecé a creer que los sueños se pueden cumplir. Con él entendí que los mitos están para romperlos. Gracias por tantos consejos y por estar esta noche aquí conmigo”. Se fundieron en un abrazo que todos pudimos sentir y que nos hizo mirar a un lado y buscar los ojos de quien también nos hizo creer un día que los sueños están para cumplirlos. ‘De pedacitos de ti’ sonó en sus bocas y el Sant Jordi Club se deshacía en pedazos, nunca mejor dicho. Ambos dedicaron la canción a su amigo y productor musical Xavi Pérez recientemente fallecido.

Después del momentazo de la noche, AJ anunció que ya está preparando cosas para el nuevo disco. Y nos hizo un último regalo: cantó ‘99 historias y una canción’ un tema inédito de su poemario. Era LA CANCIÓN. La que todos estábamos esperando. Los versos que necesitábamos sentir para volver a creer que “espero que me escuches y escribamos nuestra historia de una vez”.  Porque sí, porque aquella noche más de uno hubiéramos jurado amor eterno en aquel escenario delante de 3.000 personas, y sin pensarlo nos habríamos tatuado esas ’99 historias y una canción’ que todavía están por escribir.

 Laura Fernández