Historias en verso y acordes

De calles, ciudades, rincones… De personas desconocidas, otras por conocer… nacen historias. Dicen que hay quienes despertaron por primera vez con la magia de un duende, con palabras entre los dedos, y respiran, cada mañana, con la necesidad de explicar por qué el aire entra y sale a velocidades distintas si te encuentras en un sitio u otro o si los ojos que te miran están brillando por el reflejo de los tuyos.

Hay infinidad de historias que no llegan a ser contadas, otras en cambio llegan a nosotros en forma de versos, acordes o ilustraciones… ¿Pero quién las convierte en eso? Esos seres especiales que sienten el deber de ser el viento que trae el arte a tus manos y ojos.

Marwan es uno de ellos. Escribe poemas y canta canciones. Pero también escribe canciones y canta poemas. Su primer libro ‘La triste historia de tu cuerpo sobre el mío’ fue un exitazo. Al igual que su segundo hijo ‘Todos mis futuros son contigo’. Incluso ha llegado a crear un formato disco-libro.  Cualquiera de sus poemas y canciones te corta el aire sin pedirte permiso. No depende de ti no descorchar el alma cuando visitas sus versos. Si todavía no le conoces, aquí te dejamos uno de sus tesoros más preciados, ‘Las cosas que no pude responder’. Ve con cuidado si andas más sensible de lo normal…

Lo de la cantautora Vanesa Martín es un caso aparte. Pecado mortal imperdonable quien no se haya molestado en descifrar su música y dejarse caer en ella. La malagueña susurra en su primer poemario, ‘Mujer océano’, vida valentía y verdad. Y sus palabras besan y abrigan. En su último disco ‘Munay’ hay un poema del libro elegido a conciencia para ser canción, ‘Te has perdido quien soy’.

El caso de Carlos Sadness, cantante indie e ilustrador de Barcelona, es de lo más peculiar y creativo. Él cuenta que “aunque algunos me conoceis por la música, no siempre mis ideas se han convertido en canción. A veces se van por otro camino y las manos buscan un instrumento diferente. Desde pequeño me gusta dibujar y es ahí a donde me llevo todas las palabras que no quieren ser cantadas. ‘Anatomías íntimas’ es ese trocito de mi que está más allá de las canciones. El libro recoge textos, frases, ideas que no se han convertido en música y  que han buscado, a través de la ilustración, una forma diferente de existir”. Sadness no se equivocó con el formato; ‘Anatomías íntimas’ ha sido el 4º libro más vendido de Fnac.

El rapero Nach ha publicado recientemente su primer libro de poemas ‘Hambriento’. Dice que esta nueva forma de expresión nace de la necesidad de liberar la frustración y la soledad. El Chojin, uno de los mejores raperos de España, va más allá, saltando del rap a la novela. ‘En 2084’ es su nuevo bebé  y es nada menos que una revisión de 1984 de Orwell. Una especie de previsión de lo que va a ser la sociedad en 2084. Aunque lo primero que escribió fue ’25 años de rimas’ con Francisco Reyes, sobre la historia del rap de España. Según él “aquel no fue un gran examen” pero se sintió cómodo porque hablaba de algo que sabía. El segundo, ‘Ríe cuando puedas, llora cuando lo necesites’ tampoco supuso un gran reto. Pero el tercer hijo de alma y papel era otra liga llamada literatura y en la que todavía no había jugado. Ahora, como novelista, experimenta otra forma completamente distinta de hablarle al mundo a través de las palabras.

Marwan, Vanesa Martín, Sadness, Nach y Chojin son algunos de tantos artistas que se molestan en contar qué pasa ahí fuera con esencia y estrella propia, convirtiendo las palabras en una orquesta sinfónica de historias.

Laura Fernández