Las leyendas musicales que nos arrebató el 2016

El año 2016 no tenía suficiente con Prince, Cohen, Bowie, que antes de acabar tenía que apagar la luz de George Michael. Esta ha sido the ‘Last Christmas’ de Michael y nosotros no nos olvidamos del inmenso legado musical que nos ha dejado él y todos los grandes artistas que durante este caprichoso 2016 ya no están aquí.

“Nunca encontraras la paz mental hasta que no escuches a tu corazón” George Michael

Con el corazón siempre en la boca. Fue un hombre fiel a la máquina que tenemos bajo la piel y late, a veces, demasiado rápido. Pero siguiendo sus latidos, encontraba la paz interior. Es por eso que muchas veces tenía “que pensar dos veces antes que regalar mi corazón”.

Todos hemos cerrado alguna vez los ojos y ‘Carless Whisper’ sonaba de fondo. Sentimos que alguien nos comprendía con aquello de “no puedes hacer que tu corazón sienta algo que no siente”. Y a la mañana siguiente, a un ritmo frenético,  despertamos cantando “wake me up, before you go go” como si todo estuviera en orden y el ritmo de Michael arreglara las trastos rotos de ayer. Porque aunque no tuvimos el gusto de conocerle, aunque él nos quedara demasiado lejos, siempre fue y será alguien que supo leer la vida y nos regaló su particular forma de verla como mejor sabe, haciendo música.

Con ‘Last Christmas’ nos despedimos hoy de él.

“Podemos ser héroes solo por un día” David Bowie

Quien nos enseñó que todos podemos sentirnos héroes, ese es David Bowie. El dichoso cáncer se lo llevó demasiado pronto. Aún así, el camaleón de la música, el hombre de los ‘changes’ nos ha dejado joyas impagables. Difícilmente pueda volver a crearse algo tan único y con tantísimo sello propio. Curiosamente, en ‘Lazarus’, una canción de su último trabajo ‘Blackstar’, se escondía una predicción del futuro: Mira aquí arriba, no estoy en el cielo”.

“Yo trabajaba. Cuando ellos estaban durmiendo, yo estaba tocando. Cuando se levantaban yo venía terminando un nuevo ritmo” Prince

‘Prince trabajó más de 154 seguidas antes de morir’. Este titular invadía todas las portadas de la prensa escrita cuando Prince murió. É no pudo morir de otra forma. Su obsesión por el trabajo le llevó a ser el icono que hoy conocemos. Fue y es el príncipe del pop, porque irremediablemente él siempre estuvo a la sombra del auténtico rey, Michael Jackson. El espíritu de Prince conquistó el mundo. Parte de culpa la tuvieron canciones como ‘Purpure rain’.

«Actúa de la manera en la que te gustaría ser y pronto serás de la manera en la que actúas» Leonard Cohen

Cohen vivió algunos años más. El poeta y cantautor canadiense murió a la edad de 82 años. Los versos de Leonard eran y son la religión de muchos. De sus manos solo podía salir poesía y las canciones vivían impregnadas de ella. Muestra de ello, su ‘Hallelujah’, uno de los mayores himnos de la historia de la música. Un tema con mucha magia, aunque el presidente del sello CBS Walter Yetnikoff se empeñara en considerarla “un desastre”.

2016 se cierra, parece que con el propósito de haberse llevado a los más grandes. No hay silencio. Si algo les mantendrá vivos será sus canciones, que viven en nosotros y nos acompañaran para seguir haciendo su labor; escucharos, entendernos, y responder con el ruido más maravilloso del planeta: la música.

 Laura Fernández