Ganar es tirarse a la piscina sin flotador – (Cantantes con pasado youtuber)

Empezar. Verbo que, depende como, produce vértigo. Aunque hay quien no le tiene miedo y se tira a la piscina sin flotador, y a veces sin agua.

Las redes sociales, y en especial Youtube, son la piscina donde muchas historias se sumergieron y salieron del agua resistiendo a la dificultad de ser abrazados por el público digital.

Es muy fácil publicar una canción en Youtube, pero es muy difícil que llegue. Y con llegar me refiero a atraparte, a revolverte por dentro, a darle la vuelta a tu alma, a secuestrar tus ojos durante 4 minutos. Es complicado que en esta era de “no tengo tiempo para nada”, donde si nos despistamos nos acabamos encontrando con nosotros mismos, queramos invertir más de 10 minutos en visualizar un video. “Demasiado largo” nos decimos. Si dura 7 u 8 nos lo pensamos. Y si éste es de 5, mientras te lavas los dientes lo apoyas entre el vaso del cepillo y el espejo de arreglarte las cejas, y lo escuchas de fondo. Y de vez en cuando lo miras, pero a veces es más interesante mirarte en el espejo y ver como se te cae la espumilla por la boca.  Si la canción que sientes consigue moverte el vello de los brazos del sitio, algo va bien. Bueno, algo están haciendo bien. A quién no le fue nada mal fue a Charlie Puth. Él llamó a la puerta de Youtube en 2009 y Ellen DeGeneres le abrió y le invitó a su show televisivo. Pero a Puth en realidad le crecieron las alas al escribir y producir junto con Wiz Khalifa ‘See you Again’, la banda sonora de ‘Fast and Furious 7’. El estadounidense lo ha petado este verano con su tercer sencillo ‘We don’t talk anymore’. Difícilmente no vaya a sonarte, el videoclip está a punto de llegar a los 515 millones de visitas. Nadie le puede decir a Charlie que eso de tirarse de cabeza al agua es cosa de saltadores profesionales.

Otro pequeño gran saltapiscinas es Shawn Mendes. Nada menos que cantante, compositor, guitarrista y pianista, y uno de los artistas del momento. Quiso ser actor, pero venció la música a la interpretación. Aprendió a tocar la guitarra con 13 años siguiendo algunos consejos de los tutoriales de Youtube. Tiempo después, este fue el espacio virtual en el que se daría a conocer. Con 15 años debutó en el top 25 de Billboard Hot 100, convirtiéndose así en el cantante más joven en hacerlo. Y ‘Treat You Better’ es su último triunfo y tu coche o el de tu madre seguro que lo ha bailado.

Antes del viaje a Los Ángeles, donde grabó 3 singles y un videoclip, de su participación en Tu cara me suena  y la candidatura a Eurovisión 2015, Xuso Jones la lió muy mucho. El lado cómico casi siempre convence y funciona. Y si además le añades creatividad, es muy probable que vaya a convertirse en viral. Xuso publicó un video cantando el pedido en un McAuto y, como era de esperar, ese video hit colocó al murciano en el panorama musical.

Siguiendo lo pasos de su admirado Pablo Alborán, que también empezó cantando desde el famoso sofá blanco en su casa, llega ella. Desde Punta Umbría, con talento y sello propio. Hace unos 3 años que Marta Soto regala un pedacito de ella haciendo covers de otros artistas como Manuel Carrasco, Alejandro Sánz o Rozalén. Pero en la mesita de noche de alguien con magia siempre hay canciones esperando su momento para nacer. Y lo hicieron, más tarde o más temprano, nacieron con el sol de frente. ‘Coge mi voz’, ‘-1000 Motivos’ y ‘Entre otros Cien’ son algunos de los temas que se han atrevido a tirarse a la piscina. Debieron atravesar  muy rápido el agua y salir a flote porque Warner Music los vio pasar y se quedó con ellos. El pasado Julio, la cantante anunciaba que empezaba una nueva andadura en esta gran compañía musical. La semana pasada volvió a pasearse por ‘El Hormiguero’, esta vez para versionar ‘Libre’ de Nino Bravo.

No es ninguna novedad decir que ellos son el ejemplo de los que están en carrera, independientemente de la marcha que lleven puesta y el número de veces que levanten la cabeza para coger aire. Y si ahora mismo alguno de ellos pudiera darte algún consejo, te diría que no cuentes los kilómetros que diste ni los que te quedan, que no dejes que tus pestañas paren de hacer ruido, que ninguna mirada cobarde te paralice y que sepas que la cita con tus sueños sigue en pie.  Porque ‘acabar’, es ese verbo que sin el ‘empezar’ no funciona. Y si no te tiras a la piscina, tampoco.

 Laura Fernández