Latinoamérica vive en España

Será porque tenemos la misma sangre, quién sabe. Latinoamerica vive en España y España vive en Latinoamerica. Los artistas latinos son como de la casa. Mientras te preparas para ir a clase, en el coche, antes de salir de fiesta… algo latino tiene que estar siendo la banda sonora de tu día, y a ser posible que suene fuerte, ¡muy fuerte!  

Pero, ¿por qué cala tan hondo la música de los artistas latinos en nuestro país?

Hablamos el mismo idioma. Compartimos la misma labia, ‘papi’. Nos entendemos, conectamos a la perfección y eso de sufrir y ser unos dramas también lo llevamos igual de bien. Cuando nos dejan, como un pañuelito usado, como un iogurt caducado, y después encima pretenden volver como si nada hubiera pasado, no necesitamos recurrir a nada más que a la música latina. Ahí están nuestros colegas de Morat, la banda revelación latina de este 2016, para echarnos un cable y acompañarnos en el trance post-ruptura. Ellos saben lo que es sentir que “contigo nada está claro. Te siento tan lejos, te quiero tan cerca”.  

Como buena gente de sangre caliente que son, nos ayudan a llevar el amor propio con buen rollo. Porque no se lleva igual de bien con música latina que sin, cuando nos duele el corazón como a Enrique Iglesias y nos encontramos en un momento de turismo emocional considerable.  Que, como los latinos, somos de sangre caliente, gente sentipensante y nos gusta tirarle piedras a la luna. Y por el “fuego fuego, con tus labios me quemo quemo” nos dejamos llevar. Así pensamos, así actuamos. Sino que se lo digan a Shakira, a Maluma y al ‘Chantaje’ que se traen.

Otra cosa que compartimos; el ritmo. Ya sea ritmo de vallenato, salsa, merengue, reggaetón o bachata. Da igual si eres arrítmico/a, lo vas a bailar y punto. Porque sí, porque tus amigas han conseguido por fin sacarte de casa y acabas de llegar al destino programado: la discoteca, donde ningún mal impera. Es imposible que empieces a escuchar las primeras notas de ‘La bicicleta’, la canción de sangre latina más potente del planeta, y tú no muevas el body y grites “que te sueño y que te quiero tanto, que hace rato está mi corazón latiendo por ti”. ¡Si hasta el insípido portero de discoteca está moviendo las pestañas cuando la escucha! Y lo miras de reojo y le dices con la mirada “este party es un safari”. Y, aún, si la noche está a tu favor, como Ricky Martín, el insípido te dirá “vente pa’ ca” y acabas el fin de semana felizmente enamorada. ¡Que nunca se sabe! Así es el ritmo latino, que lo ves venir, pero te sigue sorprendiendo. El portero de discoteca se convertirá inesperadamente en tu Piqué, y te llevará a casa en bicicleta. Y tú te acabarás convirtiendo en la ‘Traicionera’ de tu ex.

 Laura Fernández