La indústria del EDM sigue sufriendo pérdidas año tras año

Cada año, la IMS (conferencia dedicada a la industria de la música electrónica), publica un balance en el que se refleja, entre otras cosas, el dinero que genera el “show business”.

Lo que ha reflejado el estudio es que desde 2016, el negocio de la música electrónica, genera menos ingresos año tras año. Traducido en números, actualmente se ha alcanzado un decrecimiento del 4%, de los 7,4 billones de dólares que generó en 2016 a los 7 billones en los que estiman que generó en el pasado curso. Siguen siendo cifras estratosféricas y un momento muy dulce para la música de baile. Creció demasiado rápido y los expertos en la materia ven completamente normal que haya llegado este punto de inflexión.

No todo son malas noticias, pues los ingresos por el consumo de música, tanto en formato físico como en plataformas digitales, han aumentado un 13% respecto al año pasado. Un dato muy esperanzador tanto para los artistas como para las discográficas, muy mermadas por la piratería.

El estudio también refleja un enorme crecimiento en países asiáticos como China, Corea del Sur y Taiwán. Además asegura que si el EDM sigue siendo un segmento imprescindible en la industria, podría alcanzar valores alrededor de los 9 billones de dólares en 2021.