El himno feminista que todas estábamos esperando

Todavía te quedan 5 minutos para salir de casa. Vas despeinada, sin maquillar, como Shakira en la portada de su última canción. Ah, y no te has tomado el café. Ya vas cruzada. A todo esto, en redes sociales no se habla de otra cosa; la sintonía de nueva serie de Netflix, ‘Las chicas del cable’. La canción dura 3:49 minutos. Mmm…venga, vale, me da tiempo de escucharla. Y en un acto de desafiar las agujas de tu reloj, la reproduces.

“La vida empieza hoy, dependerá de mí. No hay nada que me frene, tengo tanto que decir. Mi corazón valiente, porque decido yo. Soy la dueña de mi voz”.

Pause. Uy, es Vanesa Martín. Conociendo esa información, sabes que antes o después vas a entrar en el bucle habitual de intentar descifrar sus versos. No tienes tiempo de meterte en laberintos sin salida, pero sigues empeñada en saber de qué irá esto. Play. Voy a llegar tarde, otra vez, lo sé.  

“La vida empieza aquí, no hay nada que temer. Soy libre para amar a quien mi cuerpo diga “sí”. Me miro en el espejo, yo soy esa mujer que ahora grita su verdad”.

Sí, es la canción que hace tiempo estábamos esperando. Incluso, te extrañas al escucharla, porque no es lo habitual. Amor y desamor es a lo que están acostumbrados nuestros oídos. Ésta huye del amor externo y hace un llamamiento al propio. La ficción apuesta por contar la verdad, y la música también. Es cierto, “queda tanto por hacer”. La canción se ha acabado, te vienes arriba y echas a correr porque todos sabemos que el tren sale a su hora y no espera a nadie, pero “juegas a parar el tiempo”. Quién sabe, quizá cuando llegues a la estación el tren siga ahí. Y tú, perfectamente despeinada y sin maquillar, estés a tiempo de todo.

 Laura Fernández